viernes, 18 de septiembre de 2015

30.000



¡Gracias por esas más de 30.000 visitas al blog, vuestra compañía es el impulso que nos lleva a seguir adelante!

A la vuelta prometemos seguir con más noticias.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Descansa en paz, angelito


Hay días en los que la gente me pone furiosa. Diría algo más fuerte pero, si quiero que este blog lo lean algún día mis niños, tendré que medir mis palabras. Mira que intento ser paciente y ponerme en el lugar de los demás, pero es que hay situaciones tan crueles e inexplicables que me resulta imposible.

Esta mañana, en el Parque de Reciclado de La Cartuja, a las afueras de Zaragoza, mi ciudad, una mujer normal y corriente se encontraba desempeñando su trabajo tranquilamente en la sección de plásticos. Cuál habrá sido su espanto, su horror, cuando en la cinta transportadora que trasladaba kilos y kilos de plástico y desechos orgánicos se ha encontrado... ¡un bebé!

Sí, por desgracia es cierto. Al parecer, alguien (no me atrevo ni a poner la palabra "persona") ha tirado al contenedor de basura a una niñita recién nacida. Todavía llevaba el cordón umbilical. La autopsia determinará las causas y el momento del fallecimiento.

Ahora mismo, la Policía Científica trata de hallar el contenedor en que presuntamente se echó el cuerpo (no se sabe si vivo o muerto) y averiguar quiénes son sus padres. No es tarea fácil ya que a esta planta llegan contenedores procedentes de Zaragoza y de más de 50 municipios de los alrededores.

Lo que a mí no me entra en la cabeza es cómo, en pleno siglo XXI, nadie, NADIE, puede deshacerse de una criatura en un contenedor de basura. Me da igual que seas pobre, adolescente o se trate de un embarazo no deseado: ¿tan difícil es llevar a un niño al hospital y renunciar a él? Vale, puedo entender que te de vergüenza... déjalo a las puertas del hospital o del centro de salud, no pasará mucho tiempo antes de que alguien lo encuentre. Y, al menos, la criatura tendrá una oportunidad de sobrevivir. ¡Él o ella NO tiene la culpa de tu historia! Este bebé no tenía la culpa de nada.

Ojalá no volviéramos a escuchar noticias así. Es que no lo puedo entender, no puedo. Por más que lo intento, no puedo. Sólo espero que descubran a los autores de semejante atrocidad y la Justicia cumpla su papel. De todas formas, sea cual sea el castigo, el Mal ya está hecho. Esta pequeña no tendrá ya ninguna oportunidad.


D.E.P. angelito.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Aluvión de buenas noticias

Parece que el verano piensa despedirse con buenas noticias. En tan sólo una semana, es increíble la cantidad de cosas buenas que hemos escuchado. La gente que nos acompaña en este proceso está que salta de alegría y/o de nervios, así que ante todo calma y muchísimas felicidades a todos. ¡Esto marcha sobre ruedas!

Tras unos meses en España, nos alegra saber que la adaptación de Anna y Lera va fenomenal. Son dos pequeñas muy afortunadas, tienen unos papás maravillosos con los que van a ser muy felices... ¡Uy, perdón! Unos papás maravillosos con los que ya son muy felices. 

Laura y Cristina están que no paran de dar saltos de alegría. Por fin han recibido la carta con la que llevaban meses soñando y ven que allá, al fondo del camino, empiezan a asomar unos rayos de luz. En pocos días tendrán una reunión importantísima de la que espero salgan con energías renovadas... si es que pueden tener más energía, jajaja. ¡Suerte chicas! 

A Roberto también le va quedando menos, ilusionado con los niños que llegan a su grupo y comprobando "in situ" cómo la adopción es una realidad que antes o después se cumple. Sí, también sus niños llegarán el día menos pensado.

Anne comienza su particular cuenta atrás. No desesperes, amiga, muy pronto verás tu sueño hecho realidad y habrá un mały chłopiec polaco que disfrutará barbaridad con esos muñequitos que con tanto amor estás tejiendo. Ya lo verás, muy pronto seréis tres y Kamill@ podrá jugar con tu querido sobrino.

Raquel está en Chitá con sus niños, disfrutando de esta segunda oportunidad para estar con ellos aunque espere con ansia la codiciada sentencia que les permita traerlos a casa. Espero que estés aprovechando estos días a tope y vuelvas con fuerzas renovadas para emprender el último tramo del camino.

Ayer supimos de una asignación en Bulgaria y vimos una foto del nene, un chiquitín de dos años. ¡Ver esa foto sí que da fuerzas y esperanza para seguir adelante! ¡Qué emoción! Los afortunados papis llevan casi cinco años de espera y pronto viajarán para conocer a su hijo. Además, vimos en la web de AMOR que ya no quedan familias del 2010 por asignar. ¡Otra buena noticia!

Nuestro grupo sigue ahí, poco a poco todas las familias van finalizando sus expedientes y pronto sólo nos quedará esperar.

Y como se trata de eso, de esperar, nosotros vamos a aprovechar el tiempo y la semana que viene nos marchamos diez días a Praga y Budapest. Que hay que disfrutar y cambiar de aires de vez en cuando. Así que durante unos días estaremos "desaparecidos" y no nos enteraremos de cómo evolucionan tantas buenas noticias, pero espero que nos mantengáis informados y prometo que a la vuelta me pongo al día en menos que canta un gallo.

Somos afortunados de poder compartir todos estos momentos con vosotros, chic@s. ¡Suerte a todos!

jueves, 10 de septiembre de 2015

Kazajstán

Ayer me llevé una grata sorpresa al recibir un email de una chica de Zaragoza que estaba pensando en adoptar en Kazajstán. Me hizo ponerme las pilas porque no tenía ni idea de cómo funcionaba este país y busqué la información en San Google, que siempre echa una mano en estos casos. Me pareció que podía ser interesante publicar la información ya que, al igual que esta chica, puede haber más personas interesadas. No sé si la información está actualizada o no. Como siempre es mejor hablar con alguna Ecai que lleve el país, en concreto he mirado la información que tiene Asociación para el Cuidado de la Infancia (ACI). No me he fijado en la web del IASS porque, como ellos mismos reconocen, no está para nada actualizada. También hay información en la página de la Embajada de la República de Kazajstán en España.




La adopción se puede conceder tanto a matrimonios como a mujeres solteras, divorciadas o viudas. La diferencia de edad máxima entre adoptantes y adoptado no debe sobrepasar los 45 años.

En primer lugar, la familia debe dirigirse al Departamento de Bienestar Social u organismo correspondiente, en cada caso, de su Comunidad Autónoma, y rellenar una instancia con su intención de tramitar una adopción en Kazajstán. Seguidamente, la familia deberá realizar un curso de formación y obtener el certificado de idoneidad por un equipo de psicólogos y trabajadores sociales, donde se expresarán las circunstancias personales de la familia.

DOCUMENTACIÓN NECESARIA:

-Certificado de idoneidad.
-Informe psico-social.
-Compromiso de seguimiento post-adoptivo.
-Certificado de requisitos de entrada del menor y nacionalidad de los adoptantes.
-Libro de Familia o fe de vida y estado de las personas solteras.
-Certificado de nacimiento.
-Carta solicitud de adopción con datos de los tutor/es.
-Antecedentes penales.
-Certificados médicos.
-Certificado de trabajo y de ingresos.
-Poder Notarial para el representante.
-Pasaportes y DNI con 5 fotos tipo carnet de cada uno.
-Fotos de los adoptantes, de la familia, de la vivienda y de su entorno.
-Compromiso de mantenimiento de la nacionalidad kazaja, informes y visitos.

Todos los documentos deben llevar la apostilla de La Haya y ser traducidos al ruso/kazajo, previo su depósito en la Embajada de Kazajstán en Madrid, la cual compulsará la traducción e inscribirá a los adoptantes en el Libro Registro de Solicitantes de Adopción en Kazajstán.
 
LOS NIÑOS:

La mayoría de los niños adoptables en Kazajstán tienen entre seis meses y tres años de edad. Los niños se encuentran en orfanatos, los cuales son estatales y dependen del Ayuntamiento del municipio en el que estén ubicados. En su mayoría, son niños abandonados por la madre al nacer o huérfanos. En el caso de los niños abandonados debe existir un acto formal de renuncia por los padres, tras lo cual, el niño es ofrecido en adopción nacional por un período de 6 meses. Transcurrido ese término sin encontrársele una familia kazaja, el niño pasa al banco de datos de adopción internacional y es susceptible de ser adoptado por una familia extranjera.

Los niños tienen buen estado de salud, tanto física como psíquica, debido al buen estado general de los orfanatos y al trato humano y cálido que allí reciben.

PROCESO:

El expediente será remitido al Ministerio de Asuntos Exteriores y al Ministerio de Educación y Ciencia de Kazajstán para su visto bueno y para su remisión a una región del país. 

El Organismo competente de la región asignada, comunicará al representante de los solicitantes la fecha para el viaje de los adoptantes al país.
 
Los adoptantes viajarán a Kazajstán por espacio de unas tres-seis semanas. Les será asignado en algún Orfanato de la región un niño apto para la adopción, con el que deberán convivir durante dos semanas. Transcurrido ese plazo se celebrará el juicio y la sentencia de adopción será firme pasados quince días (salvo causas debidamente justificadas, en que podría ser inmediata). Una vez celebrado el juicio, los adoptantes podrán regresar, si lo desean, a España. Una vez firme la sentencia y obtenido el pasaporte kazajo del niño, al menos uno de los adoptantes debe regresar, en su caso, a Kazajstán, para los trámites de la Embajada de España en Astana y para volver con el niño. 

Los trámites se finalizan con la inscripción consular del menor en el Ministerio de Exteriores y en la Embajada Española en Astana. Con dicha documentación, los adoptantes ya podrán regresar a España con su hijo. 
 
Una vez en España, deberá inscribirse al menor en el Registro Civil Central, cosa que hará ya de oficio la Embajada de España en Astana.

Kazajstán exige informes anuales de seguimiento del menor hasta los 18 años.

La realidad del país indica que salen muy pocos niños en adopción. En el año 2014, ACI recibió 3 asignaciones de menores de este país. En lo que llevamos de 2015, 2 asignaciones. Sin embargo, las estadísticas indican que el tiempo medio de espera no llega a los dos años. No sé si estos datos son verídicos pero, de serlo, no está nada mal.  


martes, 8 de septiembre de 2015

¿Casualidad o una señal?

Hay veces en que el azar, el Destino o quien quiera que sea, parece tomar decisiones sobre nuestras vidas y nos las presenta en bandeja de plata para que parezca que somos nosotros quienes las hemos tomado. Estos últimos días hemos visto dos películas recientes. Ninguna tenía nada que ver con los niños ni con el mundo de las adopciones, al menos a priori, y desde luego elegimos verlas por diferentes motivos, pero ninguno relacionado con nuestra historia personal. Y, sin embargo, nos aguardaban algunas sorpresas...

La primera fue "Mientras seamos jóvenes", protagonizada por Ben Stiller y Naomi Watts. La verdad es que no me apetecía mucho verla, el tráiler no había llamado mi atención en absoluto y una película de Ben Stiller sobre una pareja que no quiere asumir el paso del tiempo no me parecía el mejor entretenimiento para una tarde de septiembre. Sin embargo, Naomi Watts es Naomi Watts y a mi marido le apetecía mucho ir a verla, así que allá que fuimos.

No voy a hacer una crítica de la película porque éste no es el lugar, pero mira por dónde que esta comedia nos guardaba una pequeña sorpresa. La pareja protagonista había soñado mucho tiempo con ser papás, pero la cigüeña no llegó y ya han asumido que nunca tendrán hijos. Con cuarentaytantos cumplidos y todos sus amigos cambiando pañales y dando biberones, es normal que a veces se sientan fuera de lugar. Entonces conocen a dos jóvenes que cambiarán su vida para siempre...

El tema es que íbamos a ver una comedia de dos adultos que se comportan como veinteañeros, una serie de bromas malas de Stiller acompañado de una buena actriz (en quien yo confiaba para salvar la película), y nos encontramos con la historia de dos personas que quieren ser padres y no lo consiguen. La historia de una mujer que ya ha renunciado a su sueño para no sufrir más en el proceso y un marido que recupera la esperanza ya perdida. ¡Qué cosas! - pensamos - No teníamos ni idea de que el tema de la maternidad/paternidad apareciera en esta película.


La segunda película fue "Ático sin ascensor", una comedia agradable de ver y que a nosotros nos hizo pensar mucho. Fuimos a verla principalmente por la pareja protagonista, Diane Keaton y Morgan Freeman. Cuenta la historia de un matrimonio que vive en un quinto piso de un edificio de Brooklyn. No tienen ascensor, pero sí una gran terraza y unas vistas inmejorables de Manhattan. Pero los años pasan y subir cinco pisos a pie todos los días cuesta, por eso deciden vender y mudarse a otra casa.

Nosotros tampoco tenemos ascensor, pero vivimos en un primero y no es lo mismo que subir a un quinto piso. Lo cual no quiere decir que a veces vengas cargado con la compra, o que un día puedes romperte una pierna o, simplemente, que llegará un día que quizás hasta un solo piso se nos haga duro de subir. ¿Quién nos dice que no llegará un día en que nos encontremos en la misma situación que esta pareja?

Pero los parecidos no acaban ahí. A través de continuos flashbacks vemos la relación que la pareja ha tenido con su casa durante los cuarenta años que llevan viviendo en ella. Una casa que ha conocido la ilusión de crear un hogar, las alegrías del triunfo profesional, reuniones familiares y de amigos, y también las penas por no haber logrado ser padres. ¡Toma ya! - pensamos - Aquí sí que no nos esperábamos que surgiera el tema otra vez.

 
Está claro que cuando el azar o el Destino o quien quiera que sea decide jugar contigo y hacer que el mundo (al menos tu mundo) gire en torno a un tema, no hay quien pueda cambiarlo. Fue curioso, porque no buscábamos nada relacionado con el tema, y sin embargo ahí estaba... como si nos estuviera esperando. ¿Casualidad? ¿Una señal? Sí, está claro que si queremos ser padres éste es el lugar y el momento adecuados. Así que hemos tomado una buena decisión, seguramente la mejor de nuestras vidas, al iniciar este camino justo ahora.

viernes, 4 de septiembre de 2015

El mundo está loco

"Que paren el mundo que yo me bajo." La famosa frase del genial Groucho Marx viene que ni pintada estos días. Que el mundo, o las personas que lo habitamos, está loco era algo que todos intuíamos hace tiempo. Lo que no sabíamos todavía es que el absurdo y la barbaridad alcanzaran semejantes cotas.

En una semana en la que la principal preocupación de muchos españoles era la vuelta al trabajo después de las ansiadas y siempre cortas vacaciones (eso los afortunados que tenemos trabajo) y la noticia más comentada la de cómo superar la depresión post-vacacional, el mundo se ha encargado de hacernos olvidar semejante "trauma": huelgas de Renfe y de facturación de maletas en varios aeropuertos españoles que amenazan con amargar el viaje a cientos de personas, explosiones que hacen temblar una ciudad entera y acaban con la vida de seis personas que estaban trabajando, un país entero pendiente de la extradicción por parte de Rumanía de un presunto doble asesino, Hungría bloquea fronteras ante la avalancha siria mientras la Unión Europea estudia qué hacer con tanto refugiado y un pequeño de tres años se convierte, contra su voluntad, en símbolo de una tragedia que no tendría que haberse permitido jamás, un nuevo tiroteo en una escuela norteamericana que deja una víctima mortal y en India condenan a dos niñas a ser violadas por una cuestión de honor. Podría seguir, pero la lista es demasiado larga y demasiado dolorosa. ¿Nos hemos vuelto locos? Tiene que ser eso; si no, no puedo entenderlo. Ya lo dijo el economista Paul Samuelson...


Por suerte, en el mundo también pasan cosas buenas. Y, como no todo iban a ser desgracias, los ciudadanos se movilizan a favor de los refugiados, Guatemala imputa a un presidente corrupto, la tasa de mortalidad asociada al cáncer sigue bajando en la Unión Europea y cada día conocemos gente valiente que nos enseña que los sueños son posibles... sólo hay que perseguirlos y luchar por ellos. Esa es la lección que nos dan Guillaume Dutilh y Jenna Spesard: 


Y a nivel personal, nos queda la satisfacción de saber que cada día estamos un poquito más cerca de nuestro sueño. Hoy nos han escrito de AMOR para decirnos que ayer por la tarde nuestro expediente fue entregado, traducido y legalizado, al Ministerio de Justicia. Nos dan un número de expediente. No es un número de registro, todavía falta mes o mes y medio hasta saber si todo está bien y el Ministerio acepta nuestro expediente, pero algo es algo... ¡y qué bien sienta ver ese número!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...